Entre Orquideas

Hace unos meses, concretamente en mi cumpleaños (como van pesando ya), me regalaron una maravillosa orquidea, cuya belleza era inversamente proporcional a mi maña con las plantas en general, y flores en particular. Como estaba escrito, la pobre sufrió mis malas artes y se quedó mustia y desnudita de flores. Daba una penita ver esa vara rodeada por 3 miserables hojas, que cada día tomaba un tono menos verde, y estaba más cerca del cubo de la basura.

Afortunadamente, un día cualquiera, y como salida de un anuncio de lejía, directamente del futuro llegó a mi puerta la señorita Martínez con sus sabios consejos.

Como se yo de buena tinta que el día de la madre hubo un tráfico de plantas que ni la M30 en hora punta, he convencido a mi ¿¿¿floricultora??? de cabecera, para que comparta con vosotros un pedacito de su sabiduría (vamos, que tampoco ha costado mucho, no os creais).

Os dejo con ella. Sed buenos que es su primera vez en estos lares, y quiero que vuelva (ahora que no me oye).

CUIDADOS DE LAS ORQUÍDEAS PHALAPENOSIS

¿Te han regalado una orquídea Phalapenosis y no sabes cómo cuidarla? ¿Crees que es una planta delicada y que te va durar un suspiro? ¿Qué no vas a ser capaz de que vuelva a dar flores? Si sigues los consejos que te indico a continuación, es muy fácil que tu orquídea sobreviva, crezca y que florezca cada año. Sólo tienes un peligro, que te enganches a ellas.

1 – ¿Está sana mi orquídea?

Échale un vistazo a tu nueva planta, las flores no deben tener puntitos negros (hongos), las hojas deben ser duras y verdes (amarillo verdoso si recibe mucha luz o verde oscuro si recibe poca) y la vara floral seguramente tendrá capullos sin abrir, comprueba que no están secos o arrugados. Las Phals suelen venir plantadas en tiestos transparentes, revisa las raíces que se ven a través, deben ser grises o verdes, nunca marrones o amarillas. También suelen tener raíces aéreas, no las cortes ni las entierres. Si tienes canela en rama, clava en el tiesto unos trocitos, además de decorar y oler fenomenal, es un excelente fungicida natural.

2 – ¿Dónde la coloco?

Coloca tu Phal en tu sitio con luz natural, pero en el que no reciba sol directo ya que las hojas se queman. Si está cerca de una ventana procura correr la cortina. Evita las ubicaciones con corrientes o cerca de radiadores. Las Phals son más felices en ambientes húmedos, esto lo puedes conseguir poniendo la maceta sobre una bandeja con bolitas de arcilla o guijarros (como los que se usan en los acuarios) con agua en el fondo, con cuidado de que la planta no esté en contacto con el agua. También puedes colocar la maceta dentro de otro tiesto transparente y poner en el fondo las piedras. De vez en cuando es conveniente vaporizar las hojas (no las flores) cuidando que el agua no se acumule en el centro (donde nacen las hojas), ya que tu planta se pudriría.

3 – ¿Cuándo la riego?

La norma dice que cuando las raíces de la Phal se ven grises deben regarse, si están verdes pueden esperar. Yo no me complico y las riego una vez por semana por la mañana con agua reposada del día anterior. Se riegan por inmersión, para ello mete la maceta en un recipiente algo mayor (yo utilizo el tiesto de cristal en el que tengo la maceta de plástico, pero se puede usar un “tupper”) y vierte el agua por encima del sustrato para que se moje bien y quede cubierto de agua, siempre evitando que el agua se quede en el centro. Déjala en el agua de cuarto de hora a media hora y luego escúrrela bien para que el único agua que quede sea entre los guijarros que hemos puesto debajo de la maceta.

Llenamos de agua el recipiente auxiliar, y dejamos reposar una media hora

Vaciamos el recipiente auxiliar, hasta dejar una capa de agua que no sobrepase los guijarros

4 – ¿Cuándo la fertilizo?

Se fertilizan con abono apropiado para orquídeas una vez por semana de Marzo a Octubre y una vez al mes el resto del año. Yo empleo un fertilizante líquido que se diluye en agua en una proporción de 5 ml/litro (los envases suelen venir con tapón medidor por lo que es muy fácil calcular la dosis a diluir).

Si sigues estas pautas, verás como a tu Phal le crecen hojas y raíces nuevas. Llegará un día que las flores se caigan y sólo se quede la vara. En otro post te explicaré qué hacer y cómo conseguir que vuelva a dar flores. ¡Disfruta de tu Phal!

** Pues hasta aquí la primera entrega de los sabios consejos de esta amante del reino vegetal (aquí donde la leeis, hasta ha conseguido hijos de algunas de sus muchas orquídeas, impresionante) Si sois buenos, y teneis paciencia, os damos otra entrega para alumnos avanzados.

Todos a poner su orquidea como un sol!!!